google-site-verification=xhPteP52iTK9SxOD_CJAxm7V9LyVCFZqNpQtkhcwyQQ
 

HIDRATACIÓN DE UN CABALLO

La composición líquida de un caballo es de un 62-68% de agua, y es de vital importancia para su salud, que este porcentaje no disminuya más de un 8-10%, para no correr riesgos de deshidratación.


El riesgo que se corre es tan alto, que, si no se toma cautela en la hidratación de un caballo durante o después de la realización de una competición, debido a la cantidad de sudor eliminada, puede ser una causa muy justificada de mortalidad.


Así como la importancia en la alimentación de nuestros caballos, para que tengan aportes de nutrientes y vitaminas esenciales, es incluso más importante cubrir las necesidades hídricas de un caballo.


Concluimos pues, que los caballos necesitan agua fresca y limpia a libre disposición durante todo el día, siendo nuestro trabajo mantener los bebederos en las mejores condiciones de calidad posibles.




¿La alimentación ayuda a la hidratación de un caballo?


En temporadas de calor es de gran importancia cuidar la alimentación de un caballo, ya que también influye en su hidratación.


Para regular las cantidades de alimento que debemos proporcionar a nuestro caballo debemos tener en cuenta que hay que suministrar entre un 1,5 y un 2,0% de forraje por el peso vivo


del caballo, así como reducir hasta un 25% el aporte de pienso en la dieta diaria del caballo.


Esto no quiere decir que reduzcamos el contenido mineral y vitamínico que requiere el sistema de los equinos, al contrario, lo potenciaremos con piedras de aporte mineral y cuidando el nivel de electrolitos.


Desde Alfava recomendamos nuestro producto Zooallium, que, con su fórmula de ajo morado fresco y ajo negro, aporta electrolitos a la dieta del caballo, como selenio y cobalto, con características antioxidantes y de recuperación muscular y de mejora de la absorción de nutrientes y agua.


¿Qué cantidad de agua necesitan entonces?


Es un dato que dependerá de factores individuales de cada caballo, como la edad, la raza o el peso; también del clima ambiental, la alimentación o el tipo de rendimiento que se espera del caballo.


El caballo consume de media aproximadamente 25 litros de agua al día (5 L/100 kg de peso). Para cumplir este requerimiento el agua suministrada al caballo debe de tener una temperatura de 20ºC.


Lo mencionado anteriormente no exime de que cada caballo tenga necesidades diferentes, por ello es vital suministrarles en su lugar de vivienda, todo el agua que ellos necesite, cuidando la calidad del agua, y si se requiere, realizar pruebas analíticas del agua de la zona.


CONSEJO: Si crees que tu caballo tiene necesidades de hidratación, una manera rudimentaria de corroborarlo es crear un pliegue en su piel con ayuda de nuestros dedos, soltarlo y observar cuanto tiempo de recuperación móvil tiene la piel. Si tarde más de 3 segundos en recomponerse la dermis en su lugar, deberá de suministrarle agua de urgencia y refrescarle en un lugar sombrío.

10 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo