google-site-verification=xhPteP52iTK9SxOD_CJAxm7V9LyVCFZqNpQtkhcwyQQ
 

SALMONELLA EN GALLINAS. CONSEJOS DE SEGURIDAD

La salmonella, salmonella typhimurium, es un género bacteriano constituido por bacilos gramnegativo-intracelulares anaerobios facultativos, que constituye un grupo de patógenos para muchos animales, en especial las aves de corral.


Son bacterias móviles que producen ácido sulfhídrico y zoonosis, transmitido por contacto directo o contaminación cruzada.


El método infeccioso que sigue la salmonella, común a su grupo gramnegativas, es un sistema secretor que inyecta en el interior de las células eucariotas ciertas proteínas que manipulan la señalización celular.



PATOGENICIDAD

La patogenicidad en aves depende de tres variables de toxinas:

Las Endotoxinas, que producen fiebres en las aves, y dos Enterotoxinas, que causan daños estructurales en la mucosa y lumen intestinal. Los factores de adherencia al epitelio intestinal, la capacidad de invasividad de la mucosa y la capacidad de la bacteria a sobrevivir mediante replicación en el interior de la célula, aumentan la patogenicidad.


La infección ha sido detectada por vía oral, traqueal, nasal, ocular y por aerosoles, implantándose una diseminación de la bacteria por las heces, lo que crea una colonización intestinal, facilitándose la transmisión horizontal.


SALMONELOSIS

La Salmonelosis es una enfermedad no contagiosa de transmisión alimentaria producida por la presencia de salmonella en alimentos de origen animal, en grandes cantidades si no se emplean las medidas de infección en huevos de gallina.

Los síntomas de esta enfermedad son diarreas, fiebres entérica, tifoidea y paratifoidea, cuyo periodo de incubación ronda las treinta y seis horas.


PREVENCIÓN

o Se requiere de un aseo eficaz de las superficies de contacto con los alimentos, pudiendo emplear alcohol o hipoclorito sódico.


o Los alimentos proporcionados a las aves de corral deben estar certificadamente acreditados libres de Salmonella por los organismos legislativos acordados por la UE.


Se requiere de un tratamiento térmico previo de los alimentos de las gallinas necesario para la eliminación de dicho agente bacteriano.

Desde Alfava, proporcionamos la alimentación de las gallinas libre de esta familia de patógenos, con su correspondiente certificación, almacenando los productos en lugares seguros hasta su entrega, y asegurándonos del previo tratamiento térmico.


o Control de las aguas de bebida en el gallinero, debiendo de estar los silos cerrados y analíticamente analizadas para evitar la posibilidad de crear medios biológicos para la proliferación de salmonella.


o Realizar una limpieza exhaustiva de las instalaciones y sistemas de alimentación y bebida del gallinero entre ciclos reproductivos, y eliminar la gallinaza con frecuencia. También se debe de mantener una limpieza y desinfección en el personal responsable de la limpieza del centro.


o Vacunación preventiva durante la fase de cría de las gallinas ponedoras, para evitar la aparición de salmonella en periodos futuros.


Entradas Recientes

Ver todo